EL SECRETO PARA UNA BUENA APLICACIÓN EN EL CUERPO. Los autobronceadores son productos cosméticos que fundamentalmente son aplicados en la parte más externa de la piel y le da color mediante una reacción química de oxidación. Con los años, sus fórmulas han avanzado drásticamente y aunque ahora son mucho más seguros, aquí te damos unos secretos no tan secretos  para tener en cuenta antes de decidir aplicarlo la primera vez. UNA PREPARACIÓN PREVIA. El tono que deja puede variar de piel en piel y también puede depender de la concentración de la crema. En la mayoría de casos recomiendan hacer una prueba pequeña en alguna zona poco visible y dejarlo actuar unas horas. Así podrás saber cuál será el tono que dejará en toda tu piel. LIMPIALA DE IMPUREZAS. Antes de la aplicación, es importante realizar una exfoliación que permita liberarla de toxinas, productos anteriores, splashes y todo tipo de cosas que hayas tenido previamente aplicadas, para que el color se fije de manera pareja y de paso esté saludable e hidratada. Hay que tener especial atención con zonas como rodillas, codos y otros pliegues donde es muy factible la acumulación de producto o verse más oscuro. PROTECCIÓN SOLAR. Aunque luces bronceada con el producto, aun requieres de protección frente al sol, así que si tienes en mente exponerte al sol es importante aplicar un protector para complementar. PIEL SECA. Puede ayudar en tu deseo de lucir tu tono de piel más subido y bronceado pero el exceso de veces en aplicación requiere aplicar siempre hidratación para que no sufra inclemencias y por el contrario luzca radiante y saludable.
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros
0